GobiernoNoticias

Nueva comunidad energética que abastecerá edificios municipales y residenciales del Poblenou

La Agencia de Energía de Barcelona, el Instituto Quatre Cantons, la asociación de familias del mismo instituto y la Asociación de Vecinas y Vecinos del Poblenou han impulsado la puesta en marcha de una comunidad energética en este barrio que aprovechará la energía solar a través de instalaciones fotovoltaicas. Una iniciativa que se suma al impulso de otros modelos de comunidades energéticas de la ciudad.

La comunidad energética del Poblenou proveerá de energía el Instituto Quatre Cantons, el Instituto Maria Espinalt, el Centro Cívico Can Felipa-Oficinas de Derechos Sociales y el cuartel del Parque de Bomberos de Llevant. De hecho, el Instituto Quatre Cantons ya dispone de una instalación fotovoltaica de 58 kWp en la cubierta, que será el polo de generación inicial a partir del cual se hará crecer la comunidad.

Reducir el consumo de energía y potenciar el autoconsumo

Además, el proyecto prevé compartir un 30 % de la potencia generada por los vecinos y vecinas que viven a menos de 500 metros del instituto. La participación es voluntaria y en esta primera fase del proyecto no tiene ningún coste, ya que se trata de una prueba piloto con un protocolo de colaboración.

Para participar hay que estar adscrito a la comercializadora municipal de energía, Barcelona Energía, y la inscripción da derecho a beneficiarse de 500 W en autoconsumo energético, como mínimo durante un año. Hasta ahora se han inscrito a la iniciativa un total de treinta vecinos y vecinas, que pueden dejar de formar parte de la comunidad siempre que lo deseen.

Una vez constituida la comunidad, se prevé que puedan aumentar la generación de energía y el número de participantes, tanto de equipamientos públicos como privados.

Esta iniciativa se suma a otros modelos de comunidades energéticas como la de la Bordeta o la de Can Girapells o la promoción de instalaciones de autoconsumo en los edificios residenciales con la iniciativa Momento Solar y las pérgolas solares situadas en el espacio público.

El objetivo de todas estas intervenciones es aumentar el uso de la electricidad producida a partir de energías renovables en la ciudad, la solución más eficiente y rentable para conseguir la neutralidad de carbono en el 2050.